Una vez mas sentado ante el ordenador. Sin saber como empezar a escribir, pero sin importarme. Simplemente, me apetece. Releo mi entrada anterior sobre mi libro de viaje, que sin todavía haber saltado a conocer el mundo, hace ya tiempo me acompaña en mi propio camino.

Ya he decidido dejar esta maravillosa isla. Me ha ayudado tanto. Todas las personas que me han acompañado. Una nueva familia. ¿A dónde ir? ¿que hacer?

El deseo de viajar me ha acompañado toda mi vida, pero nunca me decidí a empezar por ningún sitio. Simplemente decía: -Me iría lejos de aquí, lo cambiaría todo!   -¿Y a donde irías? -No lo sé. A cualquier sitio!

Eso me sonaba muy bonito, pero seguía pasando el tiempo y no se materializaba ningún avance. O puede que entonces no los supiera ver. De todas formas, por fin, llegó mi decisión. Martinica. Era mi principio. Cambiar una isla por otra, pero dando un salto al Caribe. Un nuevo idioma, francés. Y lo mejor de todo, comenzar una nueva vida. Una vida pirata. Vivir en un velero. Vivir a un ritmo completamente distinto. Lejos de relojes, atascos, ruido, y todo lo que rodea a la única vida que para entonces conocía.

Ya hacía tiempo que comenzar de nuevo, en un nuevo lugar, no me daba miedo. Cada vez me resultaba mas fácil instalarme en una nueva ciudad, conseguir un nuevo empleo, nuevos amigos, mejor empleo, mejor casa…. lo que fuera.  Pero esto rea distinto, no iba a instalarme en ningún sitio. Caminaríamos, o en este caso, navegaríamos.

Ese fue el deseo que lo inició todo, la rueda comenzó a girar. Ya había decidido, el Universo ya me podía ayudar.

Desde ese momento comienzo a ahorrar, con alegría, parece que los contratiempos económicos desaparecen, mis amigos me regalan una hucha, enorme, con la cara de un “Smile” que conseguía que sonriera cada vez que metía algo de dinero en ella…

Recuerdo una conversación con un gran amigo de la infancia…. Ángel, al que le mando un afectuoso abrazo. Amigo, compañero de piso, de viajes, de escalada, de fiesta, de confesiones…. En la que me invitaba a decidir y concretar dónde quería ir. Era el primer paso para empezar a caminar. Tuvo mucho que ver en el momento de decidir. Era él el que tenía el velero en “Martinique”. Fue gracias a un gran amigo por el que dí este gigantesco paso.

Con el tiempo también yo aprendí a explicar a otras personas como arrancar. Como pasar del deseo a la acción. Todo pasaba por la decisión. Inventando un supuesto, si no te decides por ningún sitio… ninguna señal vendrá a ti. Pero si por ejemplo, decidieras ir a Tailandia. (Precioso país que tuve el placer de conocer mas adelante), el Universo ya puede empezar a mandarte señales. La siguiente vez que sales con tus amigos, oyes una conversación en la que alguien cuenta su experiencia en Tailandia. Tu cerebro te avisa automáticamente, salta una alerta que te incluye en la conversación. Te enteras de la mejor fechas para ir, del coste del viaje y de mantenerte allí. Ok, ya tenemos mas información. Hemos concretado la fecha y lo que necesitas. Ahora necesitas un plan para conseguirlo. La señal que vendrá a ti será otra, pero llegará. Vendrá la posibilidad de conseguirlo. Esta es la manera de avanzar hacía tus sueños. Decidirlos. Definirlos. Saber que es lo que quieres.  Parece fácil. Pero viviendo al ritmo que nos impone la sociedad, tardas e darte cuenta que lo que estas consiguiendo no es lo que en realidad deseas. Que tu camino va por otro sendero. Luego vendrá la constancia para conseguirlos.

IMG_20160310_120235

Y es cuando despiertas cuando tus sueños comienzan a materializarse.

IMG_20160310_115812

Y es la felicidad la que te ayudará a ser constante.

IMG_20160310_121059

IMG_20160310_121541

Tú decides lo que cuenta para ti y haces que se produzca tal y como lo deseas, de igual manera que sólo tú puedes entender plenamente el placer y la satisfacción que te reportan.

Recuerdo muchos de mis momentos de “revelación”, en estados meditativos, tan relajado y en paz con el mundo, que oías claramente lo que te decía. Lo que tú mismo te decías. Y cuando comienzas a escuchar tu propio silencio…. el mundo se para, todo cambia. Un instante y el infinito comparten la verdad. En paz con tus decisiones, porque entiendes que van en tu camino.

IMG_20160310_122622

Únicamente el hombre relajado es creador, y las ideas le vienen como un relámpago.

Marcos Montero

Anuncios