Perdido ante el teclado, perdido ante la vida….   con demasiada frecuencia olvido que es lo que me trajo de vuelta y el por qué de tanto esfuerzo.

Olvido mis pasiones, mis aficiones, mi capacidad de relacionarme….  todas ellas son distintas a las que tenía en este mismo lugar hace unos años.

Las conversaciones, las actividades de los que me rodean… no me llenan.

Olvido el volver a caminar descalzo, el sorprenderme de todo y el sonreír sin motivo…

¿De qué vale todo esto?   Absolutamente de nada. Entonces….¿regreso a lo superfluo, a algo que ya no va conmigo? Nada de eso. No lo has entendido si piensas así. Vuelve a encontrarte. Como ya sabías….

Es preciso perderse para volver a encontrarse.

Lo cambiaste todo, todos los días…. durante un tiempo viviste perdido… y fue a la par que duro, una aventura increíble en busca de ti mismo. ¿Y ahora?   ¿qué pasa ahora que no corres, que no vuelas buscándote? Pues nada… que te toca encontrarte de otro modo.

Aplica todo lo que aprendiste jugando por el mundo, sigue persiguiendo tus tesoros y comparte cuanto aprendiste con todo aquél con ganas de aprenderlo.

Me rehago. Hoy lo aplico. Con la consciencia de la Luna, sus ciclos me ayudan… sin dejar de sorprenderme. Aprecio su efecto en mí, aprecio su efecto en los que están a mi alrededor. De nuevo la música viene conmigo. Tantos días lejos de mí por miedo a molestar, por miedo a que no se acepte mi alegría. Demasiadas veces siento miedo de que mi alegría, que mis ganas… en lugar de motivar, alejen a la persona que mas deseo ayudar. Miedo a que alguien que vive oscuro tenga miedo a la luz.    Hoy siento que esos son mis miedos, precisamente tengo que superarlos para poder compartir mi luz.

“Nuestro miedo más profundo no es el de ser inapropiados. Nuestro miedo más profundo es el de ser poderosos más allá de toda medida.

Es nuestra luz, no nuestra oscuridad, lo que nos asusta.

Nos preguntamos: ¿Quién soy yo para ser brillante, precioso, talentoso y fabuloso? Más bien, la pregunta es: ¿Quién eres tú para no serlo? Eres hijo del universo.

No hay nada iluminador en encogerte para que otras personas cerca de ti no se sientan inseguras.

Nacemos para poner de manifiesto la gloria del universo que está dentro de nosotros,como lo hacen los niños. Has nacido para manifestar la gloria divina que existe en nuestro interior.

No está solamente en algunos de nosotros: Está dentro de todos y cada uno.

Y mientras dejamos lucir nuestra propia luz, inconscientemente damos permiso a otras personas para hacer lo mismo. Y al liberarnos de nuestro miedo, nuestra presencia automáticamente libera a los demás”

¿Quién soy? Soy mi luz, soy mi oscuridad, soy mis miedos y mis deseos. Soy.

Aceptarme. Completo. Evitar mi propio juicio. El más duro de todos los juicios.

Regalarme momentos amables. Regalarme mi felicidad, por la que tanto trabajo y que tanto me cuesta conseguir cuando mis pensamientos se empeñan en llevarme a otros lugares. ¿donde estoy ahora? ¿que tiene que ver el lugar para mi felicidad?

Y de nuevo… ¿quién soy?  Viajero, fumador, exfumador, dentista, padre, hermano, popular, solitario,……   nada de eso soy yo.    Soy lo que está debajo de todo eso. Soy mis acciones, soy el conjunto de mis pensamientos, soy….  pssss   ¿quién seré?    Seré el conjunto de mis acciones, seré mi constancia en cada lugar, en cada momento, por perseguir mis sueños.

Sólo unos días compartiendo con amigos me rompe los esquemas en los que me estaba encuadrando. ¿por qué no me permito disfrutarme?

Tan claro que lo veía en otras personas, que lo veía en mi mismo….  en este presente me cuesta tanto. En este presente…. el único que hay…. en el que dejo de ser yo para volver a ser hijo, hermano, vecino,….   en el que sin darme cuenta acepto de nuevo unos roles que se me imponen por la situación. Unos roles que me impongo sin ni siquiera darme cuenta de ello.

Crear mi realidad. Donde quiera que me encuentre. Romper lo preestablecido que ya no va conmigo.

De nuevo miedo en mis pensamientos. Romper mis barreras mentales. Romper mis barreras físicas. No es eso lo que me da miedo. Es el no poder romper las barreras de a quién quiero ayudar. Siento que romper mis barreras me aleja mas de él. No basta con lanzar una cuerda para que escale ese pozo. No basta cuando ni siquiera sabe qué hacer con ella. Siento que si no estoy en el pozo con él no me podrá escuchar para poder salir. Y el pozo es muuuuy profundo….  Miedo de perderme.

……

Pausa para un cigarrito de este yo fumador…. esforzandome en terminar el post de manera optimista. Recordando que el escribir, que el expresarme calma mis miedos. Hilar mis pensamientos me hace entender…..

Mi pie baila al ritmo de la música… Me quiero libre….  Libre allá donde me encuentre. Aprendiendo a curar mis heridas. Sin excusas, sin justificaciones, ni haciendo responsables a los demás de algo que sólo me incumbe a mí. Yo.

Así que a sentirse agradecido. Agradecido por la vida, y agradecido por las lecciones que me pone delante. Creciendo al lidiar con mis piedras y evolucionando al girar por este nuevo giro de mi espiral.

Yo. Mi responsabilidad.

Marcos Montero

 

Anuncios