Gran artículo del Dr. Javier Álvarez, jefe de Psiquiatría del Hospital de León e impulsor del proyecto Fundación Nuevapsiquiatría.

 

El DSM-IV, vigente desde 1994 hasta 2013, introdujo una novedad: bastaba un sólo síntoma de los cinco que aparecen listados en el criterio A, para poder ser diagnosticado de esquizofrenia, siempre que ese síntoma fuese una “idea delirante extraña” (bizarre delusion) o una “alucinación especial” (special hallucination). De no ser una vivencia psíquica específicamente de ese tipo, se requerían al menos dos de los cinco síntomas del listado para poder hacer el diagnóstico.

No vamos a detenernos a especificar qué vivencias consideraba el DSM-IV como “ideas delirantes extrañas” o “alucinaciones especiales”, pues esa cuestión carece de interés para nuestro propósito.

Lo que nos interesa ahora es remarcar el siguiente y muy llamativo hecho: a partir de mayo de 2013 el DSM-5 elimina esa posibilidad de diagnosticar esquizofrenia en base a un sólo síntoma y se exige de nuevo que estén presentes al menos dos. Es decir, se vuelve a la situación previa al DSM-IV.

Razón para este cambio: las “bizarre delusions” y las “special hallucinations” no han demostrado tener especificidad diagnóstica (have not been found to have diagnostic specificity) y deben ser considerados como los restantes síntomas del listado en lo que respecta a su alcance diagnóstico.

Señores Psiquiatras de la American Psychiatric Association, si no fuera que estamos tratando el tema del inmenso daño que por sí mismo produce el diagnóstico de esquizofrenia, esto sería para tomárselo a risa: que dijesen hace veinte años “diego” donde primero habían dicho “digo” para volver ahora a la situación inicial, sinceramente suena a falta de seriedad, a tomadura de pelo, a chufla, a broma macabra… ¡a cualquier cosa menos a ciencia!

Este relato, queridos lectores, puede parecer baladí y sin importancia. Pero no es así. Lo que acabamos de leer es una de las mil pruebas que poco a poco se irán desgranando para poner claramente de manifiesto la total falta de rigor científico, incluso de mínima seriedad, de los actuales sistemas diagnósticos psiquiátricos.

12924541_934185303367445_584331697553305542_n

 

Fuente:  https://www.facebook.com/nuevapsiquiatria/photos/a.306869482765700.74221.305039059615409/934185303367445/?type=3

Anuncios