Es uno de los medicamentos más consumidos en España y en el mundo pero en los últimos años están documentándose nuevas y preocupantes reacciones adversas. Se trata deomeprazol y lo último que se ha publicado es que puede causar graves daños en los riñones.

Un estudio corrobora problemas renales derivados de su uso prolongado. El omeprazol (también lanzoprazol, pantoprazol, esomeprazol o nexium) es el fármaco genérico más prescrito en España, con más de 54 millones de envases vendidos en 2013 según datos del propio Ministerio de Sanidad. Pero se han subestimado sus riesgos y se consume de manera banal. En nuestro país su consumo ha aumentado en más de un 500% en tan solo doce años.

LosecEl omeprazol se usa mucho para aliviar síntomas como laacidez de estómago, el llamado reflujo gastroesofágico que está muy relacionado con la hernia de hiato. También para prevenir las hemorragias gastrointestinales que pueden causar algunos fármacos como losantiinflamatorios.

Los conocidos como Inhibidores de la Bomba de Protones (IBP) inhiben la secreción de ácido gástrico mediante el bloqueo de un sistema enzimático llamado bomba de protones en las células de la pared del estómago.

Pero un estudio publicado en Journal of the American Society of Nephrology advierte que este principio activo puede ocasionar una reducción en la función renal, enfermedad renal crónica y fallo grave de los riñones. Esto sucede sobre todo cuando se toma de manera prolongada… que es lo que hacen muchas personas en España.

Que sientes incomodidad en el estómago tras una comida, omeprazol sin receta. Que vas a pegarte una comilona, omeprazol sin receta.

Tras cinco años de seguimiento de los datos de casi 200.000 enfermos de la base de datos de veteranos del ejército de Estados Unidos (EE.UU.) el trabajo concluyó que quienes consumían omeprazol tenían hasta un 28% más de posibilidades de sufrir enfermedad renal crónica y un 96% más de riesgo de desarrollar fallo renal que los usuarios de los otros antiácidos.

Creemos que este medicamento es un “protector estomacal” pero NO es así. Es un antiácido y según uno de los investigadores que han participado en el estudio que mencionamos existe un 70% de recetas de omeprazol injustificadas. El uso prolongado y a los niveles que se utiliza en nuestro país es un problema de salud pública y así lo explicamos hace tiempo ya. Así lo han indicado también diferentes médicos con sentido crítico, como también contamos en el post ¿Es verdad que omeprazol es un “protector de estómago”?

Ha sido a fuerza de marketing que se ha convertido un medicamentos con potentes y muy diferentes reacciones adversas y con escasas indicaciones en un fármaco de uso generalizado y cuya percepción de riesgo por la población es baja. Casi resulta simpático eso de “protector de estómago”.Omeprazol2

Los daños en la función renal no son los únicos reportados recientemente. En junio pasado supimos que el omeprazol y otros medicamentos similares para evitar úlceras son un grupo de fármacos que se asocian con un aumento de hasta un 21% del riesgo de infartos de corazón. Es evidente pues que hay sobremedicación con estos fármacos que se han revelado más peligrosos de lo que se imaginaba.

El dato proviene de un nuevo estudio de la Universidad de Stanford y publicado recientemente en PloS ONE, el cual ha analizado sus efectos en 2,9 millones de pacientes y, tras comparar los inhibidores de la bomba de protones con los bloqueadores de H2 (otra medicación contra el reflujo), se llegó a la conclusión de que la incidencia de infartos aumentaba entre un 16 y un 21% en aquellos individuos que consumían omeprazol.

También se ha documentado que quienes toman este preparado farmacológico tienen hasta un 44% más de riesgo de demencia que aquellas que no recibían tratamiento con este tipo de fármacos. Es una asociación estadística que no causal, de momento.

Omeprazol1¿Cómo puede ser que uno de los medicamentos más consumidos vaya mostrando su peor cara con el tiempo?

Porque los ensayos clínicosque hicieron sus fabricantes se desarrollaron en “condiciones ideales”, poco propicias a descubrir graves daños.

Son luego investigadores independientes quienes hacen prospecciones en bases de datos y sacan conclusiones que llaman la atención sobre su peligrosidad real.

Omeprazol ha de usarse sólo para las indicaciones aprobadas y durante el menor tiempo posible. Huelga escribir que han de buscarse las causas de los problemas gástricos para poder solucionarlos, no tiene sentido tomar un fármaco para “prevenir” lo que se desconoce.

 

Fuente:   http://www.migueljara.com/2016/04/18/nuevas-reacciones-adversas-de-omeprazol-ahora-graves-danos-en-los-rinones/

 

En cuanto a mi experiencia. Cuando con 20 añitos voy al médico con un fuerte dolor de estómago. Causa fácilmente identificable, demasiados día bebiendo en las fiestas del pueblo. El doctor, sin siquiera levantar la vista de la mesa, me receta Omeoprazol.

-Tómalo 30 días, si el dolor persiste…. tómalo otros 30 días. Tómalo siempre que te duela. Yo llevo 30 años tomándolo y llevo 30 años sin dolor de estómago. (me dijo).

Fue difícil para un chico de 20 años aceptar el que pudiera necesitar un medicamento de por vida. Pero era la única alternativa que este hombre, al que consideraba un profesional, me daba. Así que dejo la consulta con un sabor agridulce. Pero deseando que mi dolor desaparezca.

El dolor vuelve en cuanto el efecto del fármaco desaparece de mi cuerpo. Vuelvo a consumirlo…. y cuando me doy cuenta…. han pasado 10 años en los que si dejaba el fármaco el dolor volvía casi de inmediato.

Es realmente absurdo que los médicos actúen de esta manera, den estos consejos sin siquiera examinar al paciente o pedir las pruebas necesarias. Cronificando enfermedades y generando otras por el abuso de fármacos dañinos.

10 años! un chaval sano, deportista, que asume y acepta que necesita este medicamento de por vida para evitar el dolor.

Hace tiempo, y gracias a los estudios que cayeron en mis manos del Dr. Hamer, en el que incluyen en la ecuación de las enfermedades las emociones como causa de las mismas. Decidí hacerme responsable de mi propia sanación. Fueron 7 meses de inmenso dolor y malestar en los que fui “desintóxicandome” de mi dependencia al medicamento. 7 meses de lecturas que me orientaban a sanarme internamente, 7 meses de búsquedas de remedios naturales, de tomar consciencia de mi alimentación…. Duro.

Hoy día, no sufro de ningún dolor estomacal. Y realmente contento de haber liberado a mi cuerpo de una dependencia farmacológica que con demasiada ligereza fue aconsejada por un médico. Y más seguro que nunca en cuanto a mi estómago. Jengibre cada mañana, buena alimentación, sin excesos…. Ahora conozco muchísimos alimentos apropiados para cualquier molestia de estómago… sin los efectos adversos de los fármacos. Y responsable de mi propio bienestar. Dejemos de darle la responsabilidad de nuestra salud a personas que solo miran números detrás de su escritorio.

Marcos Montero

 

 

Anuncios